Aflora un mosaico romano en Carmona

mosaicocarmonaLa ejecución de unas obras en pleno centro histórico de Carmona (Sevilla), ha sacado a la luz un magnífico mosaico, de calidad excepcional y muy bien conservado. Mide unos cinco metros de largo por 1,20 de ancho, y se ha fechado entre los siglos II y III d.C.

El mosaico, a apenas 50 centímetros de la superficie de la calle, conserva casi intacto el recuadro central, donde aparece un rostro humano. Es una figura masculina, con un sombrero de ala ancha, que porta una bielda (instrumento usado para recoger la paja) en su mano izquierda y un haz de espigas en la derecha. Bajo el sombrero lleva, también, una corona de espigas. Se cree que podría tratarse de una alegoría del verano o una representación de Vertumno, dios que simboliza el cambio de las estaciones y que junto a Pomona, diosa protectora de los árboles, es una de las divinidades de la naturaleza más antiguas del panteón romano.

La figura del dios está formada por teselas de menos de un centímetro de lado, con una gran variedad cromática entre rojos, azules, amarillos, blancos y negros. El recuadro central está rodeado por motivos geométricos y vegetales que no se repiten continuamente, lo cual realza su calidad artística. Casi con toda seguridad esta excepcional pieza pavimentó una de las estancias principales de una casa noble de la Carmona romana.