Alanos

Se considera que los alanos llegaron al oeste de Europa en época muy poco anterior a su entrada violenta en nuestra historia. Su región de procedencia era muy lejana. Era uno de los pueblos de la estepa, que podía ser de origen iraní, y se encontraba principalmente en la zona del norte del Cáucaso y el curso inferior del Don durante los siglos III y IV.

Puede suponerse que algunos de ellos se desplazaron hacia el oeste durante los años siguientes a la llegada de los hunos a la cercanía de los Cárpatos en la década de 370. Parece ser que otros, poco después, se habían convertido en súbditos de los hunos en las llanuras situadas al norte del Danubio, mientras que otros más habían sido empujados hacia el sur, entrando en territorio romano.

De qué modo aquellos alanos que se desplazaron hacia el oeste llegaron a encontrarse asociados con los vándalos y los suevos en la orilla occidental del Rin, frente a Maguncia, a finales de 406, es algo que sigue siendo un misterio. Cuando esta asociación de pueblos decidieron dirigirse a Hispania, una parte de los hunos decidió permanecer en la Galia donde se les encuentra, años después, participando en la batalla de los Campos Catalaunicos. Poco a poco se fueron integrando en la nueva sociedad que se fue creando a finales del siglo V en la Galia, bajo el dominio franco, hasta desaparecer como pueblo diferenciado.

Los que pasaron a Hispania fueron derrotados y casi totalmente aniquilados por los visigodos refugiándose los escasos supervivientes entre los vándalos con los que emigraron a África.