Antínoo

por | 14/03/2016
Antínoo

Antínoo

Efebo nacido en Bitinia del que el emperador Adriano se enamoró perdidamente. Su muerte provocó en Adriano una profunda depresión que le duró largo tiempo; hizo que se levantara en su memoria la ciudad de Antinópolis.

Parece ser que mientras navegaban por el Nilo, el joven cayó al río y fue devorado por los cocodrilos o, según otras versiones, se ahogó, bien porque fuera asesinado, bien porque se suicidó; en definitiva, lo ocurrido en realidad no ha llegado hasta nosotros.

Se ofrecieron dos causas para explicar este cruento suceso. Por un lado se dijo que Antínoo, ahora que se hacía adulto, se habría suicidado al no soportar la idea de separarse de Adriano. Más interesante, y no excluyente de la anterior, es la segunda explicación: el joven se habrçia arrojado al Nilo, o fue arrojado, con la intención de practicar un ritual de muerte vicaria. La muerte de Antínoo garantizaría así la vida del emperador.

La idea de la muerte vicaria estaba muy enraizada en la Antigüedad: se trata del sacrificio del rey para que el pueblo viva. Ello explica la explosión de devoción por el joven en todo el Imperio: en realidad, los provinciales no rendían culto al amante del emperador, sino al joven que con su muerte permitió a aquél seguir viviendo.