Arrianismo

Desarrollado por el clérigo Arrio en Alejandría, se difundió en el siglo IV por el Imperio romano de Oriente. Para el arrianismo, Jesucristo no es Dios mismo, sino solo una creación de Dios.