Atila

por | 26/06/2016

Rey de los hunos desde el año 434, junto con su hermano Bleda a quien asesinó hacia el año 445. Las primeras acciones de Atila lo sitúan en el Imperio romano de Oriente: obligado a pagar un tributo a los hunos desde hacía una década, el impago del mismo indujo a Atila a cruzar el Danubio e invadir la zona de los Balcanes hacia el 441. En su avance, en los años siguientes, llegó hasta las Termópilas, en Grecia, devastó Tracia, tomó la ciudad de Naissus, en la frontera del Imperio, y saqueó las ciudades de Filipópolis y Arcadiópolis. En 448, el emperador Teodosio II se avino a firmar una tibia paz con Atila a cambio de un enorme tributo y de entregar a los hunos tierras en la provincia de Mesia.

En 450 Atila se dirigió hacia Occidente, sitió Aquilea, Milán y Pavía, e inició una marcha sobre Roma. El papa León I salió a su paso y le ofreció tributo, y el emperador Valentiniano III le prometió la mano de su hermana Honoria. Atila se dirigió en 451 hacia la Galia donde el general romano Aecio le hizo frente al mando de las tropas romanas, contando con el apoyo de los visigodos y otros aliados bárbaros. Atila fue derrotado en la batalla de los Campos Cataláunicos muriendo en el transcurso del combate el rey visigodo Teodorico.

Aunque derrotado, Atila invadió Italia al año siguiente y saqueó Aquilea, Padua, Verona, Brescia, Bérgamo y Milán. Cuando se disponía a emprender una nueva campaña en Oriente, murió repentinamente en 453. Su imperio se descompuso y desapareció casi de inmediato.

Para saber más:

  • HNG14-91
  • HNG72-58
  • HNG103-58

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *