Baal

Dios de la lluvia, el trueno y la fertilidad entre diversos pueblos de la zona oriental del Mediterráneo. Se le representaba como un joven guerrero o también como un becerro. Su esposa era la diosa Tanit, patrona de Cartago.