Continuos derrumbes en la antigua Pompeya

El pasado 6 de noviembre se derrumbó, en la antigua Pompeya, la llamada Domus de los Gladiadores, situada en la vía de la Abundancia, la calle principal de la ciudad, que resultó parcialmente invadida por las ruinas. Al parecer, las lluvias torrenciales produjeron importantes filtraciones de agua en los cimientos que provocaron que cediera un muro del edificio, y después, debido al peso del techo, que era de cemento armado y había sido realizado durante una restauración llevada a cabo tras la segunda guerra mundial, se ha derrumbado la totalidad del complejo.

La Domus de los Gladiadores, de 40 metros cuadrados, era el lugar donde estos profesionales de la lucha se entrenaban antes de combatir en el cercano anfiteatro, aunque también era utilizada por otros atletas. La Domus de los Gladiadores fue identificada como tal tracias a algunas inscripciones o grafitos escritos sobre las paredes, como uno que dice “Samus el mirmillón y equites vive aquí”. Se calcula que este espacio pudo haber albergado entre 15 y 20 gladiadores, que se entrenaban allí mismo. La construcción tenía entre 30 y 40 celdas, además de una estancia común y una zona destinada a prisión, con grilletes en los muros. También se han hallado armas y armaduras.