Cultos domésticos en la antigua Roma

Lares

Lares

HNG2

En cada hogar romano se practicaba una religiosidad privada, familiar y totalmente libre. Toda familia tenía sus propios dioses invocándose estas divinidades para funciones muy concretas, como protectoras de la familia.

Era una religiosidad patriarcal y en ella se encontraban, por ejemplo, Juno, Vesta, los penates y los dos lares.