Descubierto un pecio cargado de garum

Ánforas de garum

Ánforas de garum

Hace dos mil años un barco cargado con ánforas llenas de garum (la salsa preferida de los romanos) se hundió cerca de la actual Alasia, una ciudad italiana a unos 80 km de la frontera francesa. El pecio, de entre 27 y 30 metros de longitud, fue localizado por un pescador de la zona.

Los investigadores de la Superintendencia Arqueológica de la Liguria que trabajan con el pecio piensan que su carga provenía de la Bética donde se fabricaba este condimento a base de vísceras de pescado, vino, pimienta, agua o aceite. De hecho, aún se conservan ruinas de factorías de garum en Baelo Claudia, en Bolonia (Cádiz) y en Carteia, actual municipio de San Roque, también en Cádiz.

Parece que el cargamento de esta embarcación habría llegado en un barco más grande desde Hispania a Roma, siguiendo la ruta de Baleares y Córcega. Ya en la capital del imperio, se pasaron las ánforas de garum al barco hundido, que habría recorrido la costa italiana hasta que acabó en el fondo del mar con sus bodegas repletas de la preciada salsa.

A pesar de que aún no se ha podido estudiar con detenimiento el contenido de las vasijas, los investigadores no dudan en afirmar que se tratan de ánforas de garum, ya que son idénticas a otras encontradas en Roma que se utilizaban para la conservación de esta salsa, muy apreciada por las clases altas romanas, que la utilizaban con cualquier alimento dentro de su dieta. Esta especie de “mayonesa” romana fue también utilizada por griegos y bizantinos.