Escipión el Africano

por | 20/01/2016

Publio Cornelio Escipión, llamado el Africano, fue uno de los generales más brillantes de la historia de Roma.

Con él comenzó la conquista de Hispania por los romanos. Sus éxitos militares contra los cartagineses, como la conquista de Cartagena (209 a.C.), se combinaron con una habilidad política sin igual: atrajo el favor de caudillos hispanos como Indíbil y Mandonio, fundó Itálica y abandonó Hispania tras haber sembrado  la semilla de la romanización. Derrotó a su célebre adversario Aníbal, en la batalla de Zama (202 a.C.), neutralizando así para siempre a la gran rival de Roma, Cartago.

Una vez que volvió a Roma el Senado le exigió rendir cuentas sobre unos gastos no muy claros, a lo que Escipión replicó: “No tengo por qué dar cuentas de cuatro millones de sextercios cuando he hecho ingresar en el erario público más de 200”. Su rebeldía le costó una multa equivalente a la cantidad que le reclamaban. Pero, al negarse a abonarla, se vio obligado a retirarse a Literno, lejos de Roma, donde murió. Su epitafio rezaba: “Ingrata patria, no poseerás mis huesos”.


Para saber más:

  • HNG18-56
  • HNG123-54: juicio contra Escipión