gens

La “gens” (pronúnciese “guens”) estaba integrada por personas y familias que pretendían descender de un antepasado mítico común, que le daba nombre a la “gens” (el “nomen gentilicium”) y estaban sometidas a la “potestas” (poder) de un líder, que pronto lo adquirió el varón más aciano del grupo, “el pater”. Cada “gens” era una unidad política, económica, militar y religiosa. Cada “gens” tenía un territorio propio integrado por las viviendas de sus miembros, y los predios que cultivaban o hacían pastar a su ganado. Tenían sus propios dioses, un culto y ritos funerarios comunes.

Al principio solo estaba constituida por patricios, pero luego fueron incorporados los plebeyos como clientes, y más tarde al permitirse el casamiento entre patricios y plebeyos, pasaron éstos a formar parte de ellas. La “gens” como institución perdió vigencia a comienzos de la época imperial.