Halladas las cocheras del circo de Tarragona

circotarragonaEl circo romano de Tarragona, construido a fines del siglo I d.C., es uno de los pocos de los que se conservan restos significativos en España. El visitante puede contemplar actualmente las bóvedas del sector oriental, que soportan una cavea (graderío) de doce filas de asientos. En cambio, hasta la fecha no se conocía nada del sector occidental, donde en la Edad Media se construyó un convento en el que se instaló en el siglo XIX el Ayuntamiento.

Han sido precisamente unas obras de reforma en la sede del gobierno municipal lo que ha puesto al descubierto los primeros restos pertenecientes a la sección menos conocida del circo. Se trata de los carceres, las cocheras donde se reunían las cuadrigas antes de salir a competir en la arena. Los sillares de la estructura se han hallado a 3 metros de profundidad.