Hidacio

Hidacio o Idacio (c. 400 – c. 470) obispo e historiador hispano-romano nacido en el seno de una familia acomodada cerca de la actual Xinzo de Limia (Orense), en la provincia romana de Gallaecia. Prueba de la solvencia económica de su familia y de su propio afán de aprendizaje es que viajó cuando contaba unos 12 o 13 años de edad a Palestina, donde conoció a San Jerónimo.

Hidacio fue obispo de Aquae Flaviae, la actual Chaves (Portugal), desde el año 427 hasta, como mínimo el 460. Desde un punto de vista puramente religioso su principal obsesión fue erradicar el priscilianismo, doctrina asentada con fuerza en la Gallaecia de entonces.

No obstante, su labor principal, y por lo que se le destaca, es por por su actuación política ante la llegada e instalación de los suevos en Gallaecia, así como la crónica que escribió sobre toda la situación de su tiempo en su región.

En el año 431 encabezó una delegación a la Galia para solicitar del general Aecio su ayuda contra los suevos. Aecio, inmerso en otras tareas más urgentes e importante no pudo socorrer a Hispania y fue Hidacio, junto con otros obispos, quien tuvo que mediar entre suevos y los hispanorromanos.

La crónica escrita por Hidacio ha servido como fuente principal -y casi única- acerca de los suevos, su reino y su actuación en el convulso siglo V.