Los nuevos verracos de Ávila

por | 30/06/2016

verracosÁvila era tierra de los vetones, un importante pueblo céltico que, hasta la conquista romana, habitó buena parte de las actuales provincias de Salamanca, Zamora y Cáceres, amén de la provincia abulense. Su carácter indómito y guerrero, que tantos disgustos procuró a las aguerridas legiones de Roma, ha quedado reflejado en los restos de sus castros, los casi inexpugnables asentamientos rodeados de murallas y fosos que se encuentran diseminados a lo largo de la meseta castellana y de todo el norte peninsular.

Pero los vetones nos han dejado también unas enigmáticas estatuas, cuyo significado aún hoy no está claro y levanta controversia entre los investigadores: se trata de los verracos, grandes figuras de toros y cerdos talladas en piedra. Por un lado, se cree que pueden tener un carácter mágico-protector de reses y rebaños, por otro lado, se piensa que desempeñaron un papel en los ritos funerarios vetones, puesto que se han encontrado algunos ejemplares en las proximidades de necrópolis. Otras teorías los reducen a simples mojones que delimitaban territorios y pastizales, o hacen de ellos símbolos de fecundidad, tanto para hombres como para animales.

Ahora, en los trabajos de recuperación de la margen derecha del río Adaja a su paso por Ávila, se han hallado dos nuevos ejemplares de verracos, en una zona en la que no hay constancia ni de castros ni de necrópolis. La datación estimada de ambas esculturas, a la espera de nuevos estudios, se ha situado hacia el siglo IV a.C., por lo que se contarían entre las más antiguas de la provincia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *