Nerón

El análisis de los textos clásicos a la luz de los nuevos avances científicos está arrojando más de una sorpresa. Los historiadores romanos Tácito y Suetonio señalaron que Británico (41-55), hijo del emperador Claudio y de su segunda esposa, Mesalina, fue envenenado por orden de su hermanastro, el ya emperador Nerón, con el fin de evitar un posible rival.

Pero no parece que fuera así. Resulta prácticamente imposible que su súbita muerte fuera causada por veneno alguno, dado que los utilizados entonces en Roma resultaban mucho más lentos. Es más probable que su fallecimiento se debiera a una rotura de aneurisma arterial. Algo nada raro en aquel entonces entre los epilépticos como Británico. Es más, parece avalar dicha hipótesis la falta de reacción en los medios políticos en un momento en que Nerón, que hacía sólo un año que había ascendido al trono, no controlaba aún todos los resortes del poder.


Para saber más:

Dudas sobre la persecución a los cristianos

  • HNG5-63
  • HNG54-54: El incendio de Roma
  • HNG102-60: Su final
  • HNG129-46
  • HyV475-64
  • HyV568-46

Noticias relacionadas:

Abril de 2006: La Domus Aurea de Nerón, en peligro