Pompeya abre la casa de los Amorcillos Dorados

por | 05/08/2016

Uno de los edificios más conocidos de Pompeya es la casa de los Amorcillos Dorados. Se trata de una mansión señorial que se construyó en el siglo I a.C. uniendo dos pequeñas viviendas de los siglos III y II a.C. y que debe su fama tanto a los frescos y mosaicos que contiene como a los objetos que se descubrieron en el lugar. Entre ellos se cuentan unos discos de vidrio y pan de oro que fueron hallados en el dormitorio principal, y en los que aparecen representados los amorcillos que dan nombre a la residencia. Este verano volvió a abrir sus puertas al público tras una minuciosa restauración.

Además de la reparación de la cubierta del edificio, los trabajos han incluido la limpieza y consolidación tanto de los frescos que decoran los muros (y que se hallaban bastante dañados a causa de la humedad) como de los pavimentos de mosaico y algunos marcos de estuco conservados en algunas habitaciones. También se ha restaurado el jardín del peristilo, el patio abierto y porticado al cual se asomaban las estancias de las residencias romanas. Para esta última actuación se han tenido en cuenta los datos proporcionados por las excavaciones y el diseño paisajístico realizado a principios del siglo XX.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *