Principales pueblos bárbaros

por | 30/07/2016
invasionesbarbarasGermanos orientales
Visigodos

Significado: godos del oeste o godos brillantes.

Origen: desembocadura del Vístula

Cristianizados por Ulfilas (310-381), mantuvieron frecuentes contactos con los romanos, a los que suministraban mercenarios. Eran dirigidos por familias aristocráticas, y mantuvieron siempre una notable cohesión. Se asentaron en la península ibérica

Ostrogodos

Significado: godos del este o buenos godos

Origen: entre el Dniéster y el Dniéper.

El grupo más numeroso. Instauraron una fuerte monarquía y dispusieron de una importante caballería por influencia alana. Vencidos por los hunos, muchos les fueron fieles hasta la desaparición del reino de Atila, constituyendo el suyo propio en Italia.

Gépidos

Origen: Transilvania

Dominados por los hunos, los gépidos combatieron junto a Atila. Recobrada su independencia, se establecieron en Dacia, donde fueron atacados por los ostrogodos. Desaparecieron en el siglo VI a manos de los lombardos.

Hérulos

Origen: mar de Azov

Considerados los más salvajes, se trasladaron hacia occidente en bandas desorganizadas, que se aliaron indistintamente con unos y otros y se establecieron en Italia. Desaparecieron durante el siglo VI a causa de los lombardos.

Lombardos

Origen: desde Jutlandia al Elba

Si bien no participaron en la primera invasión, penetraron en el Imperio de Oriente en tiempos de Justiniano, quien los utilizaría contra los gépidos. Crearían un reino en el norte de Italia que sería destruido por los carolinigios.

Vándalos

Origen: cuenca del Oder

Se dividían en asdingios (Danubio) y silingos (Silesia). Disponían de una potente caballería por influencia sármata y alana. Tras pasar por la Galia e Hispania, constituirían un reino en el norte de África. Éste sería conquistado por Bizancio, que deportó a los supervivientes a Asia, donde desapareció como pueblo.

Burgundios

Origen: fuentes del Weser

Instalados en Borgoña y Saboya, adoptaron el credo arriano. Disponían de una fuerte caballería y usaban corazas con escamas metálicas. Ayudaron a los francos contra los visigodos. Su reino desaparecería en 534 a manos de aquéllos, si bien Borgoña mantendría su originalidad.

Suevos

Significado: los de la misma raza

Origen: valle del Elba

Son poco conocidos. Tendían a formar confederaciones. Llegaron a Hispania en 406 y se asentaron en Galicia, donde mantendrían un reino que duró hasta 585, en que fue conquistado por los visigodos.

Germanos occidentales
Turingios

Origen: Turingia

Confederación formada por hermonduros y suevos de Bohemia, aparecen en el Imperio en el siglo V, cuando invaden la Galia junto con los hunos. Fueron derrotados en 531 e incorporados al reino de los francos.

Alamanes

Origen: alto Rin

Confederación que daría nombre a Alemania. En ella destacaban los senones, suevos, marcomanos y cuados. Se asentaron en Alsacia. Fueron vencidos por los francos en 496.

Francos

Significado: los hombres libres

Origen: bajo Rin

Confederación que no intervendrá, salvo en pequeños grupos, en la primera gran migración. Se dividen en salios y ripuarios. Se enorgullecían de su infantería, que portaba escudo y hacha de combate. Constituyeron un importante reino en Francia.

Frisios

Origen: Holanda

No se moverán en masa, pero pequeños grupos se unirán a otros, en especial a los sajones, en busca de botín. Fue con los sajones con quienes atacaron Inglaterra. En general no abandonaron su región de origen, en donde se hallaron en permanente enfrentamiento con los francos.

Sajones

Origen: Holstein

Habituados a zonas pantanosas, los sajones eran muy belicosos. Pronto se habituarán al mar y se convertirán en piratas. Conquistaron y colonizaron una amplia zona de Inglaterra al norte del Támesis. Al mismo tiempo se extendieron por Alemania, en donde se enfrentaron a los francos hasta bien entrada la Edad Media.

Anglos

Origen: Schleswig

Muy parecidos a los sajones y frecuentemente unidos a ellos, los anglos constituyeron verdaderas monarquías. Conquistaron una amplia zona de Inglaterra, donde formaron numerosos reinos entre los siglos VI y VII conocidos como la heptarquía anglosajona.

Jutos

Origen: Jutlandia

Después de emigrar hasta las bocas del Rin se trasladaron a Inglaterra, donde desaparecieron como pueblo absorbidos por anglos y sajones.

No germanos
Pictos

Origen: Escocia

Gentes con rasgos celtas y preceltas, llamados así por sus pinturas y tatuajes. Nunca fueron dominados por Roma. Los más septentrionales poseían un sistema matriarcal.

Escotos

Origen: Irlanda

Celtas organizados en clanes patriarcales que invadieron Escocia en el siglo V y se enfrentaron a britano-romanos y pictos.

Eslavos

Origen: Polonia

Pueblos mal armados y con una precaria organización, de lengua indoeuropea, habían quedado al margen de las corrientes comerciales. Fueron ocupando progresivamente los espacios libres dejados por los pueblos germanos que se desplazaban hacia Occidente.

Alanos

Origen: estepas entre el Don y el Volga

Grandes jinetes rubios de lengua irania. Se aliaron con los godos contra Roma. Una parte se asentó en la Galia mientras que otro grupo, tras cruzar los Pirineos junto a los vándalos y suevos, se asentaron en la Lusitania y la Cartaginense hasta ser vencidos por los visigodos en 418. Esta derrota provocó su dispersión en bandas y su desaparición como pueblo.

Sármatas

Origen: mar Negro

Gentes de origen iranio-escita con una fuerte caballería pesada que fue tomada como ejemplo por otros bárbaros. Divididos en distintos pueblos, constituyeron monarquías. Se mezclaron con elementos eslavos, con los que formaron la etnia letona y se asentaron, después del 451, en las orillas del Bático.

Hunos

Llamados hiung-nu en las fuentes chinas y funni en Plinio el Viejo, eran gentes de raza mongoloide y lengua uraloaltaica. En el siglo III a.C. iniciaron una lenta pero persistente emigración hacia Occidente. Les llevaría desde el norte de China hasta Europa.

De corta estatura, pero fuertes, eran pastores nómadas adaptados a sus pequeños y resistentes caballos. Practicaban una religión naturalista basada en el culto y apaciguamiento de los espíritus que habitaban los bosques, las aguas, la tierra y el resto de elementos.

La perfecta simbiosis con sus cabalgaduras hizo de ellos unos guerreros temibles y dificilmente batibles en campo abierto. Se lanzaban contra los enemigos emitiendo terroríficos chillidos y se retiraban de inmediato. Proyectaban nubes de flechas contra ellos gracias a su montura con armazón de madera, que les permitía un mayor equilibrio. Estaban equipados con abrigos y botas de montar, y portaban, además de arco compuesto, una espada y un lazo.

Estructurados en clanes, podían ser fácilmente reunidos por un jefe, como en el caso de Mundziuh y Rugila, padre y tío de Atila, que unificaron las tribus y constituyeron una corte permanente que recibió tributo de Roma desde 432. Les sucedería el propio Atila y su hermano Bleda dos años después.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *