Renace el puente del Diablo

acueductotarragonaConocido popularmente con el nombre de “puente del Diablo”, el acueducto de Tarragona es una de las obras más emblemáticas del esplendoroso pasado romano de esta ciudad. Emplazado en sus afueras, la zona en la que se levanta se ha convertido ahora en un parque ecohistórico. A tal efecto se ha recuperado la vegetación autóctona y se ha llevado a cabo un completo estudio arqueológico e histórico del lugar, que ha puesto al descubierto catorce canteras de las que se extrajo la piedra para construir el acueducto. Este descubrimiento desmiente la teoría vigente hasta ahora que señalaba que la piedra procedía de la cantera de Mèdol, a varios kilómetros de distancia.

El acueducto de Tarragona fue construido en el año 20 a.C. por orden del emperador Augusto, quien residión en esta ciudad durante las guerras cántabras, entre los años 27 y 24 a.C. Poco después la convertiría en la capital de la provincia Tarraconense, la más grande de la Península, y ordenó erigir diversas construcciones que la embellecieran y facilitaran la vida de sus habitantes. Una de ellas fue el acueducto, levantado para que a Tarragona nunca le faltara agua. Con sus 217 metros de longitud y 26 de altura, se trata de una obra maestra de la ingeniería romana. Más sorprendente aún si se tiene en cuenta que durante toda la Edad Media y hasta bien entrado el siglo XIX Tarragona no volvió a disponer de agua corriente.