Sale a la luz una basílica paleocristiana

Arlés ocultaba una de las principales basílicas paleocristianas de las Galias. Los restos del edificio, construido a mediados del siglo IV d.C. han sido hallados en el jardín de un antiguo convento, en las labores de prosprección previas a la construcción de un nuevo edificio.

Las primeras excavaciones han sacado a la luz el coro del templo, un suelo de mármol gris, un pasillo cubierto de mosaicos y los restos de varias columnas. Situado en pleno centro de la ciudad, el edificio, de 40 a 50 metros de longitud, cuenta con un ábside de unos 15 metros, algo inusual en la época, según los expertos.

En el siglo IV, Arlés fue centro de la prefectura de las Galias, que incluía Francia y cuyos límites se extendían hasta Bélgica, Holanda, Alemania y Suiza; en este mismo siglo, tras la cristianización del Imperio romano, fue sede de varios concilios.