Se descubre un espléndido mosaico romano en Écija

por | 07/08/2016

mosaicoecijaEl equipo arqueológico que trabaja en el yacimiento de la plaza de Armas de la ciudad sevillana de Écija ha sacado a la luz en las pasadas semanas un magnífico mosaico romano del siglo III, que se halla en un excelente estado de conservación.

El mosaico, tema figurativo, ha aparecido en una gran estancia rectangular, de 5 por 8 metros, que por sus caracerísticas podría tratarse del triclinio o comedor de una rica casa romana, posiblemente perteneciente a algún personaje adinerado de la colonia. La pieza, de una gran calidad técnica, fue realizada con teselas ocres de terracota y de pasta vítrea, un material muy poco frecuente; así se obtuvieron las tonalidades azules, naranjas y turquesas de la composición. La pieza está compuesta de dos paneles principales, enmarcados por un esquema geométrico formado por olas en todo el perímetro y por cenefas de trenzas y cubos en el lado suroeste. El mosaico constaba de 14 escenas, de las que se han perdido totalmente dos y una tercera se conserva de un modo parcial. En las escenas se distinguen treinta figuras, entre estaciones, personajes mitológicos y animales.

El primer panel recrea en sus cuatro ángulos las estaciones del año, de las que se han conservado el otoño y el invierno y una parte del verano. Las demás escenas son de tema mitológico, relacionadas con los amoríos de Zeus: Dánae y la lluvia de oro, el rapto de Europa, Leda y el cisne, Cástor con un caballo, Antiope y un sátiro, y Ganímedes y el águila. En el segundo panel se pueden ver motivos agrícolas y de fertilidad (como la Madre Tierra), una escena de vendimia e Icario descubriendo el vino.

En el mosaico se aprecian varias manos. Su calidad es excepcional, ya que los artesanos no sólo representaron las escenas, sino que intentaron darles volumen, movimiento y todo tipo de detalles. Los arqueólogos también destacan la calidad en el tratamiento de los peinados femeninos y la expresividad en los rostros de los personajes, además del extraordinario estudio anatómico de la figura de Zeus transformado en toro sobre el que la joven Europa monta incautamente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *