Tricamerón

Segunda y definitiva batalla librada entre las tropas del general bizantino Belisario y las fuerzas vándalas del rey Gelimer.

Después de la derrota sufrida en la batalla de Ad Decimum, Gelimer intentó reaccionar reconquistar Cartago y, al mismo tiempo, destrozar al ejército bizantino para lo cuál esperó la llegada de refuerzos provenientes de Cerdeña bajo el mando de su hermano Tzazon.

En diciembre de 533 se volvieron a enfrentar los dos ejércitos y pese a la enorme superioridad numérica del vándalo sobre el bizantino -las fuentes, exageradas, hablan de una proporción de 10 a 1- las tropas de Belisario derrotan a las vándalas, según se dice, debido a la mala conducción en la batalla de Gelimer y su cobardía al huir de la misma en determinado momento lo que ocasionó la dispersión de su ejército.

Con esta batalla finaliza el reino vándalo.