Un trono bajo las ruinas de Herculano

tronoUn magnífico trono de época romana, en madera y marfil, ha aparecido durante unas excavaciones arqueológicas llevadas a cabo en Herculano, una de las ciudades sepultadas por la violenta erupción del Vesubio en el año 79. La pieza se ha hallado en la llamada villa de los Papiros, una lujosa propiedad que perteneció a Lucio Calpurnio Pisón, suegro de Julio César. El nombre de esta mansión se debe a los cerca de 2.000 rollos de papiro que se encontraron en su biblioteca, principalmente de tema filosófico y en su mayor parte escritos en griego, sepultados bajo varios metros de materiales volcánicos y que hoy se conservan en la Biblioteca Nacional de Nápoles.

Según los arqueólogos, no es la primera vez que se encuentra mobiliario de madera en Herculano o en Pompeya, pero el trono localizado sí que constituye el primer ejemplo de mueble ceremonial de esa época que se ha recuperado ya que hasta la fecha los arqueólogos sólo contaban con reproducciones pictóricas, en particular un fresco de la vecina Pompeya.

En realidad, lo que se ha encontrado es tan sólo una parte del trono, en concreto un trozo de respaldo y las patas de madera, que aparecen decoradas con finos relieves. No se sabe qué uso se dio a la pieza ni si pertenecía a la villa, aunque la temática de los relieves sugiere que podía estar ligada con el culto a Atis, dios frigio de la vida, la muerte y la resurrección. En efecto, numerosos datos muestran que la adoración a este dios estaba muy extendida en el área de Herculano en el siglo I d.C.