Vías romanas en Hispania

La Vía Augusta constituía en Hispania la espina dorsal de la estructura viaria peninsular, pero una tupida red de comunicaciones viarias cubría todo el territorio. Se han llegado a catalogar más de 300 vías romanas, principales y secundarias y con diferentes características de calidad. Entre ellas destacan diversas vías de largo recorrido.

Calzadas romanas

Calzadas romanas

La Vía Nova. De Bracara (Braga) a Asturica Augusta (Astorga) es la única, aparte de la Vía Augusta, de la que sabemos el nombre que le dieron sus constructores romanos.

La Vía del Atlántico. Unía Lucus Augusta (Lugo) con el Algarve portugúes y Onuba (Huelva).

La Vía de la Plata. Unía la Bética con el norte peninsular, desde Hispalis (Sevilla) hasta Asturica Augusta (Astorga).

La Vía del Norte. Enlazaba Tarraco (Tarragona) con la Vía de la Plata, pasando por Ilerda (Lérida), Caesaraugusta (Zaragoza) o Numantia (Numancia) en Soria.

La Vía Meseteña. Unía la Vía del Norte con la Vía Augusta pasando por Segovia.

La Via Espartaria. Desde Carthago Nova (Cartagena), cruzaba por el Campus Spartarius (tierras productoras de esparto que coinciden con las provincias de Albacete y Murcia) hacia el interior, hasta llegar a Salmantica (Salamanca).


Noticias relacionadas:

En mayo de 2005: La calzada que llevaba a Cartagena